¿Piensas que pronto estarás en una pandemia?

Por Ian M Mackay, PhD y Katherine E Arden PhD
Kindly translated by Assistant Professor María Paz Bertoglia Arredondo

El síndrome agudo respiratorio severo Coronavirus 2 (SARS-CoV-2 [1]) se ha expandido a 30 países y regiones fuera de China continental. Actualmente la propagación de la enfermedad en Singapur ha disminuido gracias a su experticia, pero los nuevos casos en Corea del Sur, Italia e Irán, sumado a la amplia distribución nacional de casos en Japón, son señales de que el virus está más adelante de nuestros esfuerzos por contenerlo.

Vamos a comprar. Pero de a poco, sin apresurarnos.
Foto por Daria Volkova en Unsplash

No estamos en una pandemia ahora 

Por ahora, es muy probable que NO habites en un área que esté experimentando transmisión comunitaria generalizada de SARS-CoV-2. Si continúan apareciendo rápidamente casos de la enfermedad causada por el coronavirus 2019  (COVID-19), y más de ellos no pueden ser rastreados a cadenas de transmisión existentes, en algunos países habrán fallado los esfuerzos por contener el COVID-19.

En algún punto, nos encontraremos en la fase principal de una pandemia; epidemias de un patógeno que se transmite de forma eficiente, expandiéndose ampliamente dentro de la comunidad de dos o más países, además del primer país que reportó casos.[1] Una pandemia no significa necesariamente que la enfermedad sea severa. Por lo demás, esta palabra logrará atraer la atención, mientras que el uso de términos más suaves logra que algunos ignoren el evento. Y reconozcamos que si no comenzamos a usar esta palabra que posiblemente asusta, y hablamos y planificamos sobre las posibilidades ahora – ¿cuánto más pánico y miedo resultará por tomarnos completamente desprevenidos?

Por una vez, adelantémonos a lo que viene.

Suposiciones y severidad 

Este post se basa en el supuesto que ocurrirá una pandemia en algún punto y que la Primera Ola nos impactará, donde sea que habitemos, en las próximas semanas o meses.

No sabemos con certeza qué tan severa sería la pandemia de COVID-19. Podríamos asumir que será leve o quizás moderada, no una pandemia severa, de acuerdo a las definiciones del Plan de manejo australiano de salud para influenza pandémica.[4] Pero no sabremos con seguridad hasta que observemos propagación en países que hacen preguntas, definen casos y realizan tests para SARS-CoV-2 en la misma manera que nosotros.

Adaptado de AHMPPI.[4]

Sabemos que SARS-CoV-2 se transmite efectivamente entre humanos, pero puede tomar más tiempo en mostrar los síntomas en la próxima persona infectada que para el caso de la influenza estacional (podría ocurrir diseminación “silente” o desapercibida). También sabemos que no existen antivirales o vacunas, en el momento de escribir esto, y estamos bastante seguros que toda nuestra población probablemente sea vulnerable a la infección porque no tienen inmunidad para este nuevo virus.

Planificar ahora y hacer algo al respecto significa que podemos controlar qué tan bien enfrentaremos lo que podría venir.

Si vemos que se cancelan eventos o se cierran escuelas, podemos estar seguros que esto es para enlentecer la dispersión, no algo más atemorizante. Esperamos que esto sea claramente explicado por las autoridades en su momento.

Mientras que los cierres de establecimientos y las cancelaciones son posibles, no son para nada algo seguro de ocurrir. No sabemos qué tan leve o severa será SARS-CoV-2, y cada región puede tomar sus propias – y probablemente diferentes – decisiones sobre qué consideran apropiadas y ejecutables. Reflexionar ahora sobre cómo podríamos responder ante estas situaciones ayudará que las decisiones se tomen más rápido, si llegamos a ese punto.

Gracias a los comentarios expertos del Dr Jody Lanard y el Dr Peter Sandman en el último post, ya tenemos algunas ideas excelentes sobre qué información debiéramos estar escuchando desde las comunicaciones de las autoridades de salud hacia la comunidad general.

Qué podríamos esperar si muchas personas se enferman 

Si entramos en una pandemia, muchas personas se enfermarán. Incluso si solo significa quedarse en casa con fiebre y mucha tos por una semana. Si el COVID-19 es más severo, tendrá un impacto mayor.

Y cuando un miembro de la familia se enferma, uno o más miembros pueden involucrarse en su cuidado, removiendo personas desde sus lugares de trabajo. El mismo efecto resulta si niños se ven excluidos de las escuelas. En un caso de peor escenario, enfermedad ampliamente diseminada puede significar escasos trabajadores para conducir camiones, trenes, buses y taxis, operar plantas de tratamiento de agua, electricidad y otros servicios gubernamentales, enseñar en las escuelas o atender en los hospitales. Esto no sucedió en Australia durante la “gripe porcina” H1N1 del 2009. Pero las cadenas de distribución pueden verse impactadas por varias razones.

Las autoridades intentarán enlentecer la velocidad del COVID-19 para prevenir la sobrecarga de los hospitales – esencial para el cuidado de los más enfermos. Las reuniones masivas – deportivas y conciertos – al igual que las escuelas y los jardines infantiles, podrían diferirse o cerrarse. Todo esto tiene como objetivo mantener a las personas separadas, haciendo más difícil que el virus se transmita rápidamente. De nuevo, estas decisiones serán diferentes en cada región o país, e incluso podrían no ponerse en práctica.

Las medidas que enlentecen el pico de la curva (1) y “aplanan la curva” (2) retrasarán ydispersarán la presión de cuidados sanitarios esenciales y las cadenas de distribución. [3]

Una vez que contemos con una vacuna, podremos mitigar el impacto de SARS-CoV-2, pero queda bastante camino para lograr tener una vacuna segura.

Planificar para todo

Muchas de las planificaciones que están realizándose alrededor del mundo se refieren al apoyo de los servicios esenciales, usando los datos que tenemos para predecir la carga en los hospitales y para modelar múltiples impactos en la vida diaria; planificar para lo peor y esperar lo mejor. 

Todos saben que los números precisos de casos y fallecidos no son tan precisos como nos gustaría que fueran. Esta es la razón por la que los modelos dan opciones a las autoridades – desde las más probable que ocurran, a las menos probables. Desde los resultados menos preocupantes hasta los más devastadores. Y planificamos de acuerdo a esto. En este proceso, muchas guías, planes y documentos se redactan, pero pocos son para el uso de ustedes (o nosotros), como miembros de la comunidad general.

Pareciera que toma un tiempo hablar con la comunidad sobre lo que deben hacer. Parte de esto es porque muchos están consumidos en el trabajo con una epidemia que solo tiene 8 semanas de vida; un lactante, pero que se moviliza como un adolescente que recién descubrió la cafeína. Además, a fines de la semana pasada y durante el fin de semana, se activaron las señales que alertaban una pandemia y el incremento de comunicaciones.

¿Pero qué podemos planificar y hacer nosotros

Dividamos esto en dos categorías.

  1. Reducir nuestro riesgo de infectarnos 
  2. Reducir las probabilidades de que se nos agoten los alimentos y bienes esenciales 

Reducir nuestro riesgo de infectarnos 

Podemos hacer algunas cosas que probablemente ya hayamos escuchado antes. No garantizarán que nos protejan de la infección, pero pueden reducir el riesgo de infectarnos. Estas son tan útiles para prevenir el virus influenza (gripe) durante las epidemias estacionales y para evitar al SARS-CoV-2, una vez que circule en su comunidad local. 

RECUERDE: mientras el virus circule y mientras nunca haya estado infectado, usted es susceptible de la infección resultante en la enfermedad COVID-19. Este será el caso por el resto de su vida hasta que haya sido infectado, lo que debería protegerlo de enfermedades severas. COVID-19 mayoritariamente es una enfermedad leve, pero puede causar neumonías severas en aproximadamente 20% de los casos, llevando a hospitalización por semanas y, en una proporción de estos casos, a la muerte.

World Health Organization.[3]

Estas son las cosas que podemos hacer para reducir nuestro riesgo de infección por SARS-CoV-2.

  • Permanecer al menos 2 metros alejados de personas que están enfermas. 
    Estamos intentando evitar recibir una tos o estornudo en la cara, evitar dar la mano o permanecer en el rango de dispersión de gotitas o en la zona de descenso de las gotitas.
  • Lava tus manos por 20 segundos, más frecuente de lo que lo haces ahora.
    Agua, jabón y luego secar, o usar limpiador gel en base a alcohol y frotar, secando con el aire.
  • Intenta no tocar tu cara.
    Existe la posibilidad que tus manos sin limpiar tengan un virus en ellas, y si tocas tu cara, boca, nariz u ojos, puedes introducir ese virus accidentalmente e infectarte. Practica esto: haz que otros te avisen cuando lo olvidas. Hazlo como un juego.

Mientras que una mascarilla puede parecer una buena idea, y cuando es usada por profesionales, los protege de infecciones, por el contrario, en usuarios no experimentados puede dar una falsa sensación de seguridad. No existe mucha evidencia de buena calidad (¡aún!) que indique que la mascarilla de forma confiable previene infecciones cuando es usada por el público de forma masiva. Si son útiles para usar en personas enfermas para reducir la dispersión del virus.

Si usted o alguien que ama se enferma, siga las recomendaciones actuales. Llame antes de ir a ver al médico, a la clínica o al hospital para recibir indicaciones sobre cómo proceder. Esperamos que esto sea de conocimiento público y es de esperar que se repita frecuentemente una vez que la transmisión viral sea generalizada.

Reducir las probabilidades de que se nos agoten los alimentos y bienes esenciales 

Lo que pretendemos es intentar minimizar el impacto del desabastecimiento de bienes que confiamos se encuentren en los supermercados, tiendas de abarrotes o en los sistemas de pedidos en línea.

Frutos secos. Duraderos y nutritivos. 
Foto por VisionPic .net desde Pexels

¡Pero sin pánico y sin acumular!

La mayor parte del mundo no está viendo transmisión sostenida generalizada de SARS-CoV-2, por lo que ahora es una gran oportunidad para hacer una lista, marcar una caja como “Reservas Pandémicas”, y comenzar a llenarla lentamente con artículos que no se estropeen y que no los usarás a menos que sea necesario. Compra algunas de las cosas en cada compra semanal. No compres cosas que no comerás, no acumules y no compres más de lo necesario para un período de 2 semanas. No estamos hablando de un apocalipsis zombie y probablemente no tendremos interrupciones eléctricas o de agua.

Nuestro hogar está intentando tener alimentos que satisfagan la necesidad de carbohidratos, proteínas y fibra. También queremos suministros para cuidar a los enfermos (o cuando te enfermes tú mismo) y artículos de limpieza para intentar reducir la propagación.

Abajo una lista de cosas que necesitaremos en caso de una interrupción mayor de la cadena de distribución; una reserva que durará 2 semanas. Algunas de estas cosas durarán mucho más y se incluyen elementos que podrían no ser una prioridad por parte de las autoridades:

  • Extra medicamentos de prescripción, como inhaladores para el asma
    Algunos de estos podrían ser problemáticos de adquirir, habla pronto con tu médico
  • Medicamentos sin receta para el dolor
    paracetamol e ibuprofeno pueden ayudar bastante para hacernos sentir mejor 
  • Productos de higiene femenina
  • Paquetes familiares de papel higiénico
  • Vitaminas
    En el caso que la escasez de alimentos limite la variedad de la dieta
  • Limpiadores de alcohol gel
  • Jabón
  • Limpiadores domésticos
    Cloro, limpiador de piso, limpiador de baños, spray limpiador de superficies, detergente de ropa
  • Pañuelos, toalla de papel 
  • Cereales, semillas, legumbres, pasta
  • Alimentos enlatados – pescado, vegetales, fruta
  • Aceites, especias y saborizantes
  • Frutos secos y nueces
  • Leche en polvo o esterilizada (UHT)
    Ian no tomará café negro, sin importar qué
  • Refrescos o dulces/chocolates para los caprichos
  • Piense sobre las necesidades de sus parientes adultos mayores
     Sus medicamentos, mascotas, su propia caja de reservas pandémicas, planes de cuidado (más adelante)
  • Alimentos y productos para mascotas
    Alimento deshidratado y enlatado, revestimiento para bandejas sanitarias, medicamentos, antipulgas

La lista de productos frescos de último minuto 

En una pandemia más severa, los disturbios de la cadena de distribución podrían significar que se dificulte la adquisición de alimentos frescos. Entonces, esta es una lista adicional a la anterior, y estos ítems debieran ser los últimos que se compran si tienes conocimiento sobre cuando la distribución de suministros podría enlentecerse o detenerse por un período (esperamos que corto) de tiempo.

  • Pan, wraps
  • Carne para congelar 
  • Leche
  • Huevos
  • Yogurth
  • Vegetales, fruta
  • Combustible para el auto

Los adultos mayores y el COVID-19

A la fecha, mirando los datos de China (abajo), la mayoría (94%) de las muertes por COVID-19 han ocurrido en personas mayores de 50 años, con más de la mitad (51%) en personas con más de 70 años. El grupo de edad de mayor riesgo de morir son quienes tienen más de 80 años.

Adultos mayores con comorbilidades han experimentado los fallecimientos en mayores proporciones que aquellos sin comorbilidades. La mayoría de los casos identificados en China continental – 80,9% de ellos – incluso con la pesquisa de casos más severos que China ha favorecido – han sido clasificados como leves. Estas son buenas noticias, aunque el 20% de los casos aún son muchas enfermedades “severas”. Los casos leves se recuperan aproximadamente en 2 semanas desde el momento que manifestaron síntomas, mientras que los casos severos les toma entre 3 a 6 semanas para recuperarse.

Infografía del mayor estudio de casos desde China.[1]

Debido a esto, podríamos ver un gran impacto en la población adulta mayor, tanto en términos de hospitalización y muerte. Las residencias de adultos mayores podrían verse afectadas y se podrían restringir las visitas a los familiares para mantenerlos protegidos. Si tiene a familiares o personas queridas en residencias, consulte sobre los planes para mantener a los residentes protegidos de la influenza (una situación similar) y si han pensado qué hacer si el SARS-CoV-2 se propaga ampliamente.

Será importante revisar si sus padres o abuelos han preparado un testamento y si han considerado un poder notarial perdurable en caso que no se encuentren en condiciones de tomar decisiones de cuidados por sí mismos. Estos no son entretenidos de organizar o de pensar, pero son importantes, ya sea que tengamos una pandemia de COVID-19  o no, entonces solo use esto como un recordatorio de realizarlo en algún momento. 

Pandemia es solo una palabra, queda en nosotros cómo reaccionamos hacia ella 

Todos queremos tener algo de control sobre nuestras vidas, pero cuando un virus llega golpeando como este, sentimos que se pierde ese control. Las listas de arriba son algo que nosotros realmente podemos hacer.

Estamos trabajando esto en nuestra casa ahora, poco a poco. Las listas nos han ayudado a todos a enfocarnos en cómo esa “cosa que pasa en un país lejano” nos impactará cuando llegue a nuestro barrio. Este proceso ya ha hecho las cosas un poco más familiares y un poco menos desconocidas y atemorizantes. Hemos hecho cosas útiles. Sabemos que aún hay riesgos, pero hemos hablado de ellos, en calma, en familia.

Por supuesto, esto no elimina todo lo desconocido, pero estamos seguros que los iremos reduciendo gradualmente a medida que la ciencia nos dé más respuestas. Idealmente, estas respuestas nos traerán buenas noticias; menores tasas de mortalidad, fármacos antivirales efectivos, y nuevas vacunas.

Tenemos algo de experiencia con una pandemia, y no vale la pena el pánico. La pandemia de la influenza H1N1 “gripe porcina” en 2009 tuvo algunas consecuencias infelices, pero no fue en caso alguno un apocalipsis zombi.

China nos ha facilitado tiempo para prepararnos. No lo desperdiciemos más. A cambio, pongámonos nuestros sombreros de planificación y resolvamos el problema juntos. Este es uno de esos escasos momentos en que sin duda alguna estamos todos juntos en esto.

Al SARS-CoV-2 no le interesan nuestras creencias, nuestro sexo o género, nuestro color de piel o nuestras ropas — solo quiere encontrar un hogar en nuestras células humanas.

Y está bien sentir ansiedad sobre esto.

Pero resolvamos el problema.

References

  1. https://virologydownunder.com/not-so-novel-numbers-around-covid-19-and-sars-cov-2/
  2. https://www.who.int/emergencies/diseases/novel-coronavirus-2019/advice-for-public
  3. Interim pre-pandemic planning guidance: community strategy for pandemic influenza mitigation in the United States: early, targeted, layered use of nonpharmaceutical interventions. Published Date: February 2007
    https://stacks.cdc.gov/view/cdc/11425
  4. Australian Health Management Plan for Pandemic Influenza (AHMPPI)
    August 2019
    https://www1.health.gov.au/internet/main/publishing.nsf/Content/ohp-ahmppi.htm

Hits: 1342

3 thoughts on “¿Piensas que pronto estarás en una pandemia?”

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.